2cartógrafos

Aparecidas

10:36 PM, 5/11/2008 .. Publicado en Poemas .. 2 comentarios .. Link
 

Aparecidas

(selección de poemas de María Calviño)

 

 

 

templo vacío

 

 

Los dioses de mi padre no podrán

ver el sol.

 

(Yo les ofrezco

el viento deshilando el arenal

-como deshila en verano las tardes

la lluvia-,

y cavidades que deja en la playa

un cuerpo que el sueño arrebata.)

 

En este mar de arena busco un templo

vacío para los ídolos ciegos,

con el canto silente de la noche

que desgrana su plegaria en la sombra

y deshace las últimas vendas de la luz...

 

Bajo la cúpula del cielo,

que sostienen apenas las estrellas,

el horizonte en ruinas

es todo cuanto alcanzo a descubrir

del mundo: un blanco

ante el cual tensa su arco

la memoria;

el tiempo se posa en las cuencas selladas

de los dioses dormidos.

 

 

 

 

entreacto de Ofelia

 

 

 

Enhebro entre los dedos agujitas

de romero todo el tiempo,

pero sólo puedo recordar letras

de rondas, canciones para cantar

en días de fiesta y cuando la piel

tiene el perfume de estas flores

azules, sigo sin recordar nada.

 

¿Habría sido como cuando encuentra,

al fin, el río su cauce, dejando

atrás el puente y los sauzales,

o nada más que un golpe seco

contra el cuerpo tenso?

 

   Nadie me pregunta,

     no me habla nadie

   porque mis palabras

     no dicen nada.

 

Aunque si me acordara,

si alguna flor azul pudiera

recobrarte, quizás repetirían

que estás loco, y que nadie

encuentra su camino

mirándose en los ojos de alguien más.

 

 

 

[página suelta del diario

 de Raquel]

 

“Y  ya que te ibas, porque tenías deseo de

la casa de tu padre, ¿porqué

me hurtaste mis dioses?”

   Gén.31;30.

 

¿Acaso también mi hermana

creía en ellos (en los dioses

de mi padre), y ahora piensa

como él que en dos veces siete años

no hubo tiempo suficiente

para dudar de todo?

 

Si no se parecen a los hombres,

ni tienen los ojos abiertos,

y hasta podrían ser vaciados

de bronce de poco valor.

 

Yo no soy torpe con las manos,

los envolví en lienzos limpios

y viajaron conmigo entre las piernas.

Andar por aquel desierto al paso

no fue ninguna pesadilla,

ni por las noches más heladas.

 

Y hubiera creído en ellos yo también

si no nos hubieras seguido, padre;

empecinado en desconfiar

de lo invisible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2x4

 

 

 

La vida arrecia,

nos conocimos hace tanto

 

igual que en el tango

el fuelle de esta sola noche

desvanece todas las demás

 

y qué chiquita, remota y pálida

era la luna.

 

 

 

cuando Lot llegó a Zoar

 

 

Mujer de sal,

toda la sal del mar

                             detenida

en el humo

que subía de la tierra

como el humo de un horno.

La ciudad encendió el fuego

desde cada uno de sus días

y sus noches:

un único racimo incandescente

en la memoria.

La sal de los pies de la mujer

se hundió en cenizas.

                                    Lejos

de su cuerpo

la luz de la mañana

recibió un nuevo huésped,

y el sol salía

otra vez sobre la tierra.


Publicar Comentario

GRACIAS!!!!!

09:32 AM, 6/11/2008 .. Publicado por Anonymous
dile que te permita poner más versos...
María tiene blog?
Gracias!!!!!

Comentario sin título

04:43 PM, 6/11/2008 .. Publicado por Mary Calviño
muchas gracias a josepablo por haberme incluido en su blog, y también a los comentaristas por su entusiasmo. No soy muy constante con la www, así que no estoy segura de tener un blog propio y ocuparme de él; de todos modos todo es tan provisional por estos lares virtuales que no lo descarto (!)

{ Página Anterior } { Página 37 de 38 } { Próxima Página }

Acerca de Mi

Home
Mi Perfil
Archivos
Amigos
Mi Album de Fotos

Links

Revista Cartografías
nueva dirección de este blog

Categorias

Comentario de libros
Poemas

Publicaciones Recientes

nos mudamos acá: http://2cartografos.posterous.com
Poemas de Detalles sobre las moscas en el alambre
Lo que los niños cuentan a los niños
Testigos del presente. Seis notas sobre Criaturas del furor, de Rudyard Killing
Poemas de José Di Marco, del libro Una música anterior
Presentación de Una música anterior, de José Di Marco. Editorial Recovecos. Córdoba. 2010.
Vidas rotas, de María Virginia Emma. Editorial Cartografías. 2010. 150 págs.
Sobre "Hoteles", de Pablo Dema
Gente de mi edad. Una lectura de El asesino de chanchos, de Luciano Lamberti. Editorial Tamarisco. Buenos Aires. 2010. 99. Pág.
Arte del presente y elogio de la lectura. Sobre De piedra o de fuego, de Pablo Dema
El deseo y el amor: pasiones gemelas del poema
Conjeturas poéticas de Antonio Tello
tabaco mariposa
Letras modernas; David Joel Voloj; Ediciones Recovecos (Cba.); 110 pág.
Suenan campanas en el cosmos
Lo que llama en medio de la noche. Sobre Videla, de Alejandro Schmidt, ediciones Recovecos, Córdoba, 2007, 58 páginas
Acerca de "Hadrones", de Diego Vigna. Editorial Recovecos. Córdoba. 119 págs.
Un canto desviado. Sobre "Vuelve", de Lucas Tejerina
Sobre "Un oso Polar", carta abierta a Pablo Natale
Rocamora: un poema de Alejo Carbonell
Selección de Poemas de César Cantoni (La Plata, 1951)
Cuando lo joven puede ser nuevo. A propósito de una antología de reciente publicación
Poemas de María Reineri
Presentación de "poemas literales", de María Reineri.
Notas al paso (II)
Notas al paso (I)
Decir la muerte, escribir la vida. Sobre Los caballos de Isabel, de Marcelo Dugheti
Poemas de Osvaldo Guevara
Sin pena en la palabra, de Osvaldo Guevara
Sebald, Larrosa, Benjamin, Paul De Man, las vacaciones, la lectura, la amistad, este blog…
Rocamora. Una lectura
Selección de poemas de Pablo Anadón
Aquí, con su palabra, en este mundo
Ambigua dulzura
Presentación "Lírica en trámite"
El humo
Aparecidas
Círculo de sombra, de Mary Calviño

Amigos