2cartógrafos

Poemas de José Di Marco, del libro Una música anterior

05:21 PM, 4/11/2010 .. Publicado en Poemas .. 0 comentarios .. Link

El amor,

esa trama donde tienden sus hilos de aire

la pérdida y lo que permanece inmerecido;

mezcla de fantasmas reales

y deseos enamorados de lo triste.

 

“Madre,

estoy aquí, esperando

que abras la puerta,

que mi cuerpo mires acurrucado,

así me duermo de una vez

sin sed, sin llagas,

sin memoria.”

 

***

 

Lo que el alcohol escribe zigzaguea

y el que su huella sigue

a cada paso mental tropieza

no con el mundo,

 

sino con esa piedra ciega

que el lenguaje es cuando

urgente reclaman las cosas

su nombre propio.

 

Cuestión de realismo

y de poner la lengua

a la altura del zócalo

para darse una visión del mundo

 

que en vez de hacer una molienda

de los ojos, los oriente

a través del polvo subjetivo,

en línea recta,

hacia el entorno que rechina.

 

¡Lo real, sí, lo que golpea,

lo que hiere,

la rabia de la historia,

los gritos del presente!

 

Pero el que bebe,

con elegancia y método,

ve duplicado el mundo

y dos frases, siempre,

le salen al encuentro.

 

Equivocadas ambas

lo confinan

a ese líquido planeta

donde la memoria

exige pleitesía

 

y los muertos queridos,

auspiciosos,

lo invitan a emborracharse

juntos

y en silencio.

 

***

 

 Retorcer la lengua,

jardín donde pasta

el que equivocándose vive,

no asegura,

no,

inmortalidad ni corona.

 

De nada tampoco es garantía

tensar las frases

como una lámina de metal

para que en ellas brillen

constelaciones esquivas.

 

Se sabe

que el azar es un golpe de dados

dado por una mano ebria,

y que vivir es un término

sin comparación

ni sustituto.

 

Vivir, escribir.

 

Por un rato

nos asomamos al rugir del mundo

deteniéndonos

en el umbral de las palabras.

 

Puertas ciegas en una casa de humo.

 

Astillas de una pasión sin causa.

 

 

***

No va a enseñarles que suban a la mesa

para que el mundo sea contemplado desde otro ángulo

-         como si fuera suficiente modificar el punto de vista,

como si dependiera de la audacia o de la voluntad

y no de los espasmos del azar, esos caprichos de la historia.

No va a señalarles la residencia del misterio:

“defraudados, persigan mi sombra porque en su temblor respira el ser”.

No.

Él tiene miedo y cansancio y una memoria que es prisión para su música.

De fémures que se quiebran como ídolos de azúcar es la voz de su memoria:

una larga galería al aire libre donde su padre canta en camiseta sin conocer la muerte, todavía.

Él quisiera que aprendan a bracear, a mantenerse a flote, a no hundirse en la acuosa turbulencia de la vida.

Que se ignoren a sí mismos.

Que cada uno odie lo que cada uno es: una herencia, un linaje, una familia, un nombre.

Les diría –si conociera el lenguaje conveniente-

“aléjense de la verdad como concilio,

que aquí estamos para esto: para el tartamudeo

de la duda, para los golpes del error, para el jadeo de una verdad sin luz.”

Debajo de la mesa hay una hormiga.

Detrás de la palabra, un rumbo ciego:

escombros de la tierra prometida.

***

                   a papá

 

Y fue la primavera

el teatro de la despedida,

como un bosque de alondras

se abrió el adiós

en los colores de la tarde

 

El tango lo decía:

en sombras vivirá tu corazón

para callarla,

       llamándola en el aire

llamita, ola,

       amada que desde nunca viene

y cerca permanece,

sin llegar

 

Y en vos vivió perdida,

dispersas en la memoria

las huellas de su ausencia,

y no te curó el olvido su dolor

no te curó

 

¿Es la sombra invisible de tu alma

este silencio que el viento trae

hasta la mesa y se demora, un

soplo el espasmo breve de lo ausente?

 

¿Cómo saberlo aquí, ahora

que falta tu voz para mi nombre?

 

Aquí que no es aquí nada más

si no también

los mundos derrotados, sus rastros en fuga

 

Ahora que no es ahora nada más

si no pedazos

de ayer, astillas del mañana detenido

 

Una lluvia se devora las pisadas

dejándonos sin luz

separados para siempre

 


Publicar Comentario

{ Página Anterior } { Página 5 de 38 } { Próxima Página }

Acerca de Mi

Home
Mi Perfil
Archivos
Amigos
Mi Album de Fotos

Links

Revista Cartografías
nueva dirección de este blog

Categorias

Comentario de libros
Poemas

Publicaciones Recientes

nos mudamos acá: http://2cartografos.posterous.com
Poemas de Detalles sobre las moscas en el alambre
Lo que los niños cuentan a los niños
Testigos del presente. Seis notas sobre Criaturas del furor, de Rudyard Killing
Poemas de José Di Marco, del libro Una música anterior
Presentación de Una música anterior, de José Di Marco. Editorial Recovecos. Córdoba. 2010.
Vidas rotas, de María Virginia Emma. Editorial Cartografías. 2010. 150 págs.
Sobre "Hoteles", de Pablo Dema
Gente de mi edad. Una lectura de El asesino de chanchos, de Luciano Lamberti. Editorial Tamarisco. Buenos Aires. 2010. 99. Pág.
Arte del presente y elogio de la lectura. Sobre De piedra o de fuego, de Pablo Dema
El deseo y el amor: pasiones gemelas del poema
Conjeturas poéticas de Antonio Tello
tabaco mariposa
Letras modernas; David Joel Voloj; Ediciones Recovecos (Cba.); 110 pág.
Suenan campanas en el cosmos
Lo que llama en medio de la noche. Sobre Videla, de Alejandro Schmidt, ediciones Recovecos, Córdoba, 2007, 58 páginas
Acerca de "Hadrones", de Diego Vigna. Editorial Recovecos. Córdoba. 119 págs.
Un canto desviado. Sobre "Vuelve", de Lucas Tejerina
Sobre "Un oso Polar", carta abierta a Pablo Natale
Rocamora: un poema de Alejo Carbonell
Selección de Poemas de César Cantoni (La Plata, 1951)
Cuando lo joven puede ser nuevo. A propósito de una antología de reciente publicación
Poemas de María Reineri
Presentación de "poemas literales", de María Reineri.
Notas al paso (II)
Notas al paso (I)
Decir la muerte, escribir la vida. Sobre Los caballos de Isabel, de Marcelo Dugheti
Poemas de Osvaldo Guevara
Sin pena en la palabra, de Osvaldo Guevara
Sebald, Larrosa, Benjamin, Paul De Man, las vacaciones, la lectura, la amistad, este blog…
Rocamora. Una lectura
Selección de poemas de Pablo Anadón
Aquí, con su palabra, en este mundo
Ambigua dulzura
Presentación "Lírica en trámite"
El humo
Aparecidas
Círculo de sombra, de Mary Calviño

Amigos