Cuentos de terror

El silício de los Alparcos

El silício abrió la piel y rasgó la carne poco por lacerado poco. Sirvió el silício al sacrificio. Diario de viernes, la intentó caned para reprimir con el dolor el animal salvaje que estaba dentro de su cuerpo. Pero esa lucha entera del taladro no lo consiguió a veces a ganador todo. Como esto, especialmente en el ayer por la noche en eso la luna doró la base de las colinas grises de Alparcos, la criatura interior que depuso el silício, rompió los pernos de la puerta, he/she roncó su aullido del lancinantemente al claro de luna y se volvió solamente jadeando el viento en su satiated quijadas cuando había pulido ya los dientes en los capos el dormir de los niños que durmieron al relento. Satiated, he/she dormiría uno vive flash de la linterna y despertaría solamente después de que el sol tomara nuevo tono rojo. He/she/you entonces sabría sobre los crímenes, de los que había hecho las fuerzas del instinto con certeza. Al volverse a la conciencia el dolor y el silício que volverían a estalla en su piel. Conocen a toda la gente de Alparcos, el lobo eligen siempre el buen cordero de la su otra piel de él. ¡Entonces dormirá! … Y si he/she no despierta, sepa que la bestia pudo haber hechole su nueva opción

12:15 AM - 19/4/2008 - comentarios {0} - publicar comentario

La silueta en mí puerta

Mi corazón deseó irse para la boca, los ojos temió la puerta. La silueta exhausta alguien a la pared era la certeza de eso que algo inesperado sucedería. Me armé con el galhardia de un héroe. Coloqué el miedo y puse la munición en el arma. Antes de la puerta si está abierto divulgando la cortina que si estuvo exagerada, yo se apagó. Pagó hoy las penas de la muerte de la muchacha, otra al servicio sí mismo del miedo para dar para terminar la vida apropiada. El gato en la guarnición trae mi puerta… El miedo mató a los dos. Enterró nuestras almas. Tomei por préstamo el valor y yo tiró más adelante en mí exactamente. Pues tendría de la vida frecuentada por la culpabilidad. Las malas hierbas a todo, me encarcelan, las malas hierbas en este mundo soy no sólo este tal de miedo.

09:43 AM - 17/4/2008 - comentarios {0} - publicar comentario

anterior siguiente
Descripción
Frente a las puertas del inferno, historias sobre los cementerios. El muertos quieren hablar com ustedes. En cuentos de las almas vamos encontrar nuestras sombras. Entre las tumbas y los fantasmas viviendo en las noches bielos cuentos de terror...

December 2019
MonTueWedThuFriSatSun
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031 

Home
Perfil
Archivos
Amigos

Publicaciones Recientes
- El silício de los Alparcos
- La silueta en mí puerta
- La reunión
- Los navegantes
- La bruja de los olivas calientes ardentes

Amigos