Las 4 estaciones de Italia

Por Flavia Tomaello, flaviatomaello.blog, Instagram @flavia.tomaello

Aunque la península tienen centenas de destinos tentadores, deslumbrantes y paradisíacos, de esos que dejan a todos boquiabiertos, hay una columna vertebral que puede convertirse en pleno lujo sólo para elegidos (o curiosos).
Roma – Florencia – Milán – Venecia suena como una delantera goleadora del calcio. Todo en ellas sabe a belleza, historia y recuerdos inolvidables.
Los recorridos son múltiples y las tentaciones otras tantas. Aunque se viaje decenas de veces, siempre se las vuelve a descubrir. Hoy nos vamos en estado luxury y haremos un tour para dejarte sin palabras.
El coliseo del recorrido
Roma es tentadora en tantos niveles que es difícil emprender una visita segmentada sin dejarse tentar por lo que aparece al paso. Partamos por Vía Condotti. Una calle que fue construida en 1551 por orden del Papa León X que remodeló urbanísticamente toda Roma. Allí el lujo está en las tiendas: no hay marca italiana e internacional que se precie que no cuente con su sede allí.
A pocos pasos, el paseo romano por excelencia para aquellos que desean mostrarse en su estilo o se encuentran a deambular es sin dudas Villa Borghese: sus jardines, su museo, su café, el lago… y el Aldrovandi, con las reminiscencias históricas de Valle Giulia y la Galería Borghese, es uno de los más apetecibles hoteles en Roma a poca distancia de lugares extraordinarios como Piazza Spagna y Via Veneto, con todo su glamour conservado en el tiempo. Esta gran villa de marfil del siglo XIX, vestida con candelabros de mármol y cristal, es una casa independiente recientemente renovada. Un antiguo convento con su propio parque privado de colorida vegetación exótica.
Piazza Spagna rememora las grandes jornadas de la moda en Roma. Esa escalinata que lleva a una de las cimas de la ciudad y que permite tener una vista tentadora e inmensa… Allí no más espera al pie el Babingtons English Tea Room, el más clásico y exclusivo lugar tradicional para tomar un té en la ciudad. Con vistas a este ambiente se encuentra el hotel boutique número 1 de la ciudad según la revista Forbes. Portrait Roma es el ejemplo concreto que demuestra que la hospitalidad es un arte. En un nuevo concepto de turismo a medida, han transformado el lujo uniforme en personalización espontánea. Es la oportunidad de vivir en una mansión privada con los servicios de un hotel de 5 estrellas construido alrededor de Roma, una suite adaptada al visitante y experiencias creadas a su estilo de vida.
Pasar por Roma es sentirse tentado a visitar más allá de los lugares históricos. Las villas donde eligen vivir los acaudalados personajes de la ciudad permiten hacerse a la idea de cómo es la cotidianeidad en una de las ciudades más visitadas del mundo. Entre la mirada atenta del Coliseo y las cúpulas del Vaticano con toda su arte y religiosidad emerge Villa Spalletti Trivelli con una historia abrumadora: Gabriella Rasponi, viuda del conde Venceslao Spalletti Trivelli ( quien fue senador del Reino) sobrina de Gioacchino Murat y de Carolina Bonaparte (hermana de Napoleón) adquirió el terreno situado en frente de los jardines del Quirinal donde estaba situada la casa de Tito Pomponio Attico, editor y amigo de Cicerón y le encargó al arquitecto Domenico Avenali (asistido por valiosos artistas y artesanos como Edoardo Gioja) la construcción de Villa Spalletti Trivelli. A pocos metros del Quirinal esta villa patricia de inicios del siglo XX, con vistas a un encantador jardín a la italiana, alberga una de las soluciones de acogida más originales y exclusivas en Roma. Decoración antigua procedente de la colección privada de la familia Spalletti Trivelli, en una experiencia de un lujo atemporal inmersos en la relajante atmósfera de una antigua casa nobiliaria.
El encuentro con el arte
Florencia es la ciudad de inabarcable cultura. Es posible que el visitante retorne varias veces y encuentre sitios sorprendentes y más desafíos artísticos para conocer. Es en esa riqueza donde el lujo se expresa. La Galeria Uffizi es abrir un coffee table book de arte en vivo y en directo: La madonna de Santa Trinitá de Cimbaue, El nacimiento de Venus de Botticcelli, La anunciación de Da Vinci, Madonna del Jilguero de Rafael o La Venus de Urbino de Tiziano…
El emblema por naturaleza es el Ponte Vecchio que data de 1345. Es la vista que cada mañana al despertar ofrece Hotel Lungarno con 450 obras de arte, completamente renovado refleja el estilo de un elegante barco que se balancea sobre el Arno. A pocos pasos el restaurante Borgo San Jacopo de 1 estrella Michelin, donde se puede experimentar una gastronomía magistral y de primera clase en el corazón de Florencia.
A mitad de camino hacia el Duomo, para encontarse con el Campanario de Giotto, el Baptisterio de San Juan y el Museo dell’Opera del Duomo emerge en la Piazza della Repubblica el Hotel Savoy con arquitectura histórica, estilo elegante y cálida hospitalidad italiana. Es un hotel irresistible que instantáneamente lo sintoniza con la cultura de la ciudad, donde puede probar lo mejor de la cocina toscana y saborear los mejores vinos locales. Es un secreto de la familia Rocco Forte que está listo para sorpender a quien lo encuentre.
Florencia, sumergida en la Toscana, está circundada por villas históricas que reflejan el bucólico vivir del pasado. Ver la ciudad desde una de sus colinas a la vera de las puertas del centro histórico es un lujo para pocos. Villa Cora surge en medio de un parque centenario que domina el Jardín de Baboli. La mansión es una residencia aristogrática construida a fines del siglo XIX por el arquitecto Pietro Comparini por elcargo del barón Gustave Oppenheim. Fue inaugurada cuando Florencia era la capital del Reino de Italia. Sucesivas estancias invitan a revivir la tradicional historia, pero la terraza de 150 metros balconeando a la ciudad completa es una vista para pocos.
Moda y obra de una ciudad
El eco que derrama Milán hacia el mundo es su riqueza en diseño e indumentaria. La elegancia trasciende de manera terminante en cada centímetro de la city. La catedral y su majestuosidad que parece elevarse en una plegaria. El castillo Sforza que refleja la historia de la familia y la ciudad, la galería Vittorio Emanuelle donde hacerse una selfi es casi cometer un delito y el teatro de la Scala con la mejor sala de ópera del mundo… todo eso es el lujo milanés.
Llegar a ella es sumergirse en el mítico Cuatrilátero de la Moda, donde todo parece suceder. El Park Hyatt propone una curadoría de shopping por la Via Tommaso Grossi. Y si eso no basta, es preciso intentar en el VUN Andrea Aprea, el restaurante con dos estrellas Michelin, dirigido por el chef ejecutivo Andrea Aprea.
Si de marcas se trata, pensar en Armani, es hacerlo en esta ciudad. Diseñado por Giorgio Armani su hotel refleja su estilo puro y sofisticado perfectamente combinado con elegancia, simplicidad y comodidad. Bulgari, en tanto, no se queda atrás. Marca más experimentada en la tradición hotelera, ofrece vistas panorámicas sobre el jardín botánico y el centro de la ciudad de Milán y la posibilidad de acceder a citas privadas en las tiendas de lujo.
Si algo expresa la sofisticación son los aromas. Eso espera en Magna Pars, la hospitalidad construida sobre los cimientos de una antigua fábrica de perfumes. Sus ingredientes olfativos -maderas, flores, frutas- y un jardín escondido, descubrirá un lugar mágico en la reservada Via Forcella, en la zona de Tortona de Milán.
Lujo acuático
Los cuatro puntos de este viaje de ensueño terminan por todo lo alto. Venecia es de esos sitios irrepetibles, que dejan sin respiración y la sensación de estar metido en un sueño lejano. El lujo en la Serenísima está en la ciudad misma. Caminarla y perderse, andar con los ojos bien abiertos y visitar los lugares tradicionales como la Piazza San Marco, el Puente del Rialto y de la Accademia, las islas de Murano y Burano, los museos… pero, sobre todo está en volverse veneciano. En circular los espacios sin rumbo, disfrutando sólo de estar allí.
Para sentirse lujuriosamente local, el Hotel Danieli ofrece todo lo necesario: un palacio histórico por el que pasaron la crema y nata de Europa y Oriente, con la mejor terraza de la laguna y habitaciones que remontan a la época más brillante de Venecia.
De cara a la clásica postal Veneciana, frente a las cúpulas más conocidas, la Giudecca es “la isla de enfrente” que admira la puesta de sol sobre la Piazza San Marco con ojos asombrados. Es allí donde se concentra la mayor cantidad de viviendas venecianas y es a dónde nos lleva el Belmond Hotel Cipriani, una leyenda de la laguna que está cumpliendo 60 años. La lista de invitados se enriquece con personajes como Yves Saint Laurent, Hubert de Givenchy, Vanessa Redgrave, Sophia Loren y Catherine Deneuve.
Si hay en Venecia algo que transporte al encanto exquisito de otras épocas, son los Jardines de Casanova, un reducto que el Cipriani ha sabido conservar inamculado.