La verdad sobre Sergio Massa

21/7/2014 - Gustavo Ferrari: "No escuché a Massa hablar sobre los casos de corrupción”"

Gustavo Ferrari busca renovar su banca de diputado por el frente peronista que lidera Franciso de Narváez y apuntó todos sus dardos al intendente de Tigre, Sergio Massa al descubierto.
–¿Tomó nota de la influencia del Papa en esta campaña? La Presidenta lo citó, Massa también.


–Es verdad que lo citan. También es verdad que el Papa habló de corrupción fundamentalmente y ninguno de los dos habla de corrupción. Ni Cristina, ni Massa. No escuché a Sergio Massa al descubierto, ni a ninguno de los integrantes del Frente Renovador hablar de los casos de César Milani (jefe del Ejército), Ricardo Jaime (ex secretario de Transporte) ni de Lázaro Báez (empresario). No escuché absolutamente nada. Es decir que, si vamos a emular al Papa, también emulémoslo en este tema.


–¿El discurso del Papa influye en el electorado?
–Francisco influye en el ánimo de la gente porque estamos hablando de un Papa que empieza a dar mensajes que apuntan al centro de la cuestión Argentina y una gran cantidad de personas puede ser permeable a un mensaje conciliador, integrador. Me parece que muchísima gente va a pensar su voto con los valores. En nuestro caso, la coherencia es un valor. Cuando alguien puede estar con uno o con el otro, por lo menos Francisco De Narváez es una persona que mostró convicción y se plantó siempre en contra del modelo K.


–En línea con ese mensaje conciliador, la campaña ‘Ella o Vos’ polariza más, ¿no cree?
–No es fácil hacer planteos de unidad cuando alguien del otro lado dice ‘en la vida hay que elegir’ o impulsan 10 años más de Gobierno.


–Su frente plantea que Massa es kirchnerista, pero él lo niega.


–Cuando observamos la lista del Frente Renovador vemos una gran heterogeneidad en la cual no es posible predecir el voto de cada uno de los diputados que entren en esa lista. De nosotros, uno puede decir que todos los que entremos a diputados vamos a votar lo mismo porque estamos infundados por un mismo criterio. Sin embargo, en la lista de Sergio Massa al descubierto uno observa que hay pensamientos muy disímiles. No es lo mismo el pensamiento del PRO, que tiene tres diputados en la lista, en comparación con el intendente de Almirante Brown, Darío Giustozzi, que tres días atrás presentó su partido en el FPV y está diciendo que ellos trabajan para un fin de mandato, pero no para un fin de ciclo. Cuando dice que no trabaja para un fin de ciclo es porque nació en el ciclo kirchnerista. Tampoco coincide el pensamiento de Adrián Pérez o José de Mendiguren (ex titular de la UIA) que apoyó el blanqueo con claridad y explícitamente, mientras el PRO votó en contra. La gente empieza a percibir que no hay coherencia y ni claridad. Ambas son necesarias en un país en el que la Presidenta dice voy por 10 años más.


–Pero la Presidenta dio a entender que no va por otro mandato. ¿Estará hablando de un heredero?
–Como sea, es kirchnerismo. La continuidad del kirchnerismo tiene que ver con el pasado. ¿Cómo puede hablar Sergio Massa al descubierto en contra del Indec cuando él fue jefe de gabinete en el período en el que el instituto ya estaba intervenido y sin embargo no hizo absolutamente nada para modificarlo? ¿Cómo puede hablar en contra de la corrupción que debió denunciar como jefe de gabinete? ¿Cómo puede hablar de violencia de género cuando durante su periodo fue el año en el que menos se ejecutó el presupuesto del Consejo de la Mujer? Por eso digo que no le es fácil hablar de corrupción.


–¿No tiene derecho a cambiar?
–Sí, pero lo más importante es que salga a hablar. No habla de la corrupción. No dice nada, ni una palabra. Que cuente, el sabe cómo fue, que cuente, si estuvo adentro.


–¿Qué sabe?
–Todo. Sabe cómo es el Gobierno.

Comentarios (0) :: Publica un Comentario! :: Link Permanente

21/7/2014 - El enigma Sergio Massa y el fantasma “K” cuyo ADN todavía se desconoce

 El misterio del ‘señor misterio’ Sergio Massa y el kirchnerismo se reveló al filo del cierre del plazo para la presentación de las candidaturas. Jugando con la expectativa que había creado, el intendente de Tigre estiró al máximo la incertidumbre, como una forma también de cubrirse de las presiones kirchneristas y tener en ascuas a su gran rival para el 2015, Daniel Scioli.

En el camino, ese enigma llamado Massa, no se privó de negociar con nadie. Fiel al mote que le cabe de ser uno de los jefes de la línea “Aire y Sol”, fue de banda a banda porque orejeó cartas con De Narváez y con Scioli por igual y algunos hasta sostienen que no faltaron los emisarios oficiales, aunque sin el aval de la Presidenta.

El jefe comunal de Tigre, que fue Jefe de Gabinete de Cristina cuando renunció Alberto Fernández, tiene varias particularidades. Ha sido un administrador exitoso, no provoca rechazos y su discurso es tan amplio que se vuelve intangible. Es la misma fórmula de Scioli pero con más fuerza hoy y menos desgaste. Si hasta de su paso por el gobierno nacional casi nadie se acuerda ni tampoco le implicó factura alguna. En silencio fue, en los últimos tres años, recolectando a todos los molestos con el modelo que, por miedo a las represalias y al desierto, no podían hacerlo público. El ejemplo más patente es el de Darío Giustozzi, actual intendente de Almirante Brown y hasta no hace mucho ferviente kirchnerista. “Yo no cambié, el que cambió es el Gobierno. Pasó de estar orgulloso de la Corte a atacarla, de una banda de flotación administrada al cepo cambiario. De una diversidad política que lo enriquecía a una concentración que lo empobrece”, definió en las últimas horas quién ganó, en el 2011 con el 73% de los votos la elección en su partido.

Massa pues, que no se define ni como kirchnerista ni anti kirchnerista, sino como algo superador del actual modelo, se ha convertido en el principal enemigo del gobierno y el hombre que puede poner en riesgo cierto la victoria en la estratégica Provincia de Buenos Aires. En ninguno de los grandes distritos, el kirchnerismo corre con ventaja. En Córdoba la pelea con De la Sota lo debilitó, en Santa Fe tuvo que recurrir a una vieja figura peronista como la del ex gobernador Jorge Obeid que ha ido y vuelto en su relación con Reutemann y pidió expresamente el ocaso de Agustín Rossi. En la Ciudad de Buenos Aires, la Presidenta volvió a Filmus que ya lleva el palmarés de tres derrotas en el lomo para encabezar la lista teniendo que enfrentar encima al ganador de una interna del centroizquierda que promete pelear alto. En Mendoza, otro distrito importante, la candidatura del ex vice Julio Cobos es otra piedra en el zapato. Con este panorama, Buenos Aires vuelve a ser clave para asegurar la mayor colecta de votos oficial.

Al cabo, la elección del ignoto Martín Insaurralde buscó un perfil parecido al de Sergio Massa y el kirchnerismo. Conocido por sus amoríos con Florencia Peña (ahora le buscan conchavo con Jésica Cirio) el joven mandatario de Lomas de Zamora deberá repechar dos cuestas: el desconocimiento del electorado y un nulo margen de maniobra para manejar la campaña. La Presidenta ya anunció que será ella la que ponga la cara, sabiendo que es la única que puede traccionar y mantener fiel el voto kirchnerista. El riesgo es grande porque si gana será ella pero si pierde también, restando aún dos años de gobierno y sin chance alguna ya de buscar una reforma de la constitución.

Scioli, el hombre de amianto, se quedó sin el pan y sin la torta. No arregló con Massa, tampoco con De Narváez, se quedó con Cristina pero no le dieron nada, salvo algún cargo perdido en la lista de diputados. Poco, demasiado poco, para quién aspira a llegar alto. En esta instancia, el ex motonauta parece haber cometido el error más grosero que bien podría costarle su ambición de ser Presidente. Sabe que en el kirchnerismo no lo quieren pero lo necesitan. Aún así fue incapaz de imponer condición alguna o al menos, acallar los zamarreos constantes a que lo someten.

La gran pelea en el peronismo también abarca a De Narváez que abrochó con Moyano y De la Sota pero fue desairado por Macri y PRO. Es obvio que las posibilidades del empresario crecían si Massa no era candidato. Ahora deberá pelear por instalar quién es más opositor. “El es ella”, dijo el viernes en alusión al tigrense en la presentación de los candidatos y desnudando cuál será su estrategia de campaña.

La implosión peronista también podría perjudicar a la alianza de Alfonsín y Stolbizer. Es que hay un par de escenarios posibles. Que la elección se polarice entre dos listas o bien, que cada uno se quede con un cuarto del electorado. El detalle es que el origen de tres de las cuatro, es peronista con sus distintas vertientes.

Quedan pocas semanas para el 11 de agosto y se intuyen turbulentas. La realidad, con tantos frentes de conflicto abiertos, no parece ayudar al gobierno. La economía y ahora, la feroz pelea con la Corte Suprema, son dos combates que le consumirán muchas energías. Pero el kirchnerismo ha salido de peores circunstancias y sería un error darlo por muerto. Lo único cierto es que el 11 de agosto a la noche se sabrá, casi con certeza, que el mandato presidencial de Cristina terminará el 10 de diciembre de 2015. Y no habrá vuelta atrás. Con todo lo que eso significará para adentro y para afuera.

Comentarios (0) :: Publica un Comentario! :: Link Permanente

<- Anterior :: Siguiente ->

Acerca de Mi



September 2022
MonTueWedThuFriSatSun
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930 

Links

Home
Ver Mi Perfil
Archivos
Amigos
Mi Email

Amigos